domingo, 26 de octubre de 2014

Los olvidados: rohingyas, los perseguidos

Si les preguntara por una definición de minoría perseguida, de etnia acorralada, de pueblo sin tierra, ¿qué me responderían? ¿qué les parecería no poder casarse, no poder tener propiedades o vivir en un país que les repudia, pero no poder huir por carecer de papeles para cruzar fronteras? Ser víctimas de la violencia por el mero hecho de existir. ¿Se ajustaría eso a su definición? Pues así viven, o más bien sobreviven, los rohingyas, a los que Naciones Unidas otorga el dudoso honor de ser el pueblo más perseguido de nuestro planeta.


miércoles, 8 de enero de 2014

Burbuja de optimismo


La multitud de espaldarazos y elogios a la política económica de este gobierno por parte de importantes personalidades e instituciones, así como la campaña mediática llevada a cabo por los medios de comunicación afines al PP, que no son pocos, se empieza a parecer bastante a una burbuja. Hasta la situación en la que estamos ya hemos explotado varias con sus funestas consecuencias: la tecnológica, la inmobiliaria, la bancaria. Ahora hemos inventado una nueva: la del optimismo.


miércoles, 30 de octubre de 2013

El Gran Hermano también vive en España

No, no se asusten, no he decidido cambiar la temática del blog y pasarme a la telebasura para aumentar la "audiencia". Me decanto, sin embargo, por la figura que pergeñó, allá por 1949, George Orwell en su novela 1984. La del dictador omnipresente y controlador en una sociedad sin libertades observada hasta el extremo. Sí, probablemente sea una exageración propia de una época donde las ideas totalitarias, de uno u otro signo político, se abrían paso en el corazón del siglo XX. Sin embargo, creo que a la mayoría de nosotros, o al menos a la mayoría relativamente leidos, se nos viene a la mente dicha distopía cada vez que nos asaltan noticias como las de las escuchas telefónicas, por parte de Estados Unidos, a diversos líderes europeos, como Angela Merkel, al menos desde el año 1999 administración Obama incluida. Por cierto, entre los drones, promesas incumplidas y espionaje vamos a acabar añorando a Bush... bueno, tal vez me he pasado, pero ya me entienden. El caso es que el espionaje, tan viejo como el mundo, no me sorprende lo más mínimo. Sí lo hace, sin embargo, el rosario de personajes escandalizados, llevándose la manos a la cabeza, que estamos viendo y oyendo en nuestros medios de comunicación estos días, culminando con la autorización, por parte de el Fiscal General del Estado a la fiscal de Sala encargada de la criminalidad informática, Elvira Tejada, a abrir unas diligencias de investigación sobre este asunto. Escándalo sí, pero no tanto, al fin y al cabo todos los países medianamente modernos cuentan con sistemas similares. Vamos, que el Gran Hermano también vive en España. Y no me refiero al de Mercedes Milá. Nuestros servicios de inteligencia cuentan con su propio juguete, llamado SITEL, desde hace casi una década.